Animales

Cómo cuidar a un gato Maine Coon

Pin
Send
Share
Send
Send


El gato maine coon es una de las razas más grandes que existe, pero todo lo que tiene de grande, lo tiene también de cariñoso. Por esto, cada vez más gente se decide a acoger a uno de estos magníficos animales en casa. Además se adapta a la perfección a las familias, incluso a las que tienen perro.

Cuando son cachorros son curiosos, despiertos y juguetones, y tardan tres o cuatro años en alcanzar la madurez. Para satisfacer sus necesidades, tanto físicas como mentales, es importante conocer algunos consejos sobre su cuidado:

Los maine coon necesitan llevar una alimentación sana.

- Es una raza propensa a la obesidad si no se le impone límite a su ingesta de alimento. Por lo que es importante que el pienso sea de calidad, evitando los excesivamente grasos. Además, es importante acostumbrarlo a unos horarios estrictos, no dándole comida fuera de horas.

- Se ha de peinar a menudo su pelaje para evitar que se enrede. Al menos se les ha de cepillar el pelo una vez a la semana.

- Llevarlo al veterinario. Sino surgen complicaciones, con un par de veces al año será suficiente.

- A diferencia de otros gatos, a los maine coon le encanta el agua, por lo tanto no tendremos ningún problema al bañarlo, siempre que el agua esté a una temperatura idónea. Sin embargo, no es conveniente bañarlo con champú en más de una ocasión cada mes y medio.

- Es importante cortarle las uñas a menudo para evitar que no se le doblen y le dañen las patas.

- Dedica tiempo para jugar con él, para que pueda divertirse y, de paso, mantenerse sano.

- Cuidado de los ojos: Con una gasa humedecida en una infusión de manzanilla un par de veces por semana.

- Cuidado de las orejas: Con un colirio específico una vez a la semana.

- Cuidado de la boca: Con un cepillo de dientes y un dentífrico especial para gatos, al menos tres veces por semana.

Los maine coon participan en muchos concursos de belleza.

Orígenes del Maine Coon

Una de las teorías sobre los orígenes del gato Maine Coon dice que cuando los vikingos realizaron sus incursiones en América, llevaron gatos para atrapar a las ratas que había en sus barcos. Según esa teoría, los Maine Coon descenderían de los gatos nórdicos de pelo largo y los monteses estadounidenses. Otra teoría es que los gatos angora europeos se cruzaron con gatos de pelo corto y ahí surgieron los Maine Coon.

Pero, no importa su origen porque son hermosos, cariñosos y muy buenas mascotas.

Pelaje del gato Maine Coon

Afortunadamente, el pelaje de esta raza es saludable y hermoso, sin embargo, si quieres conservar su calidad, tendrás que cepillarlo tres veces por semana como mínimo con un cepillo para gatos de pelo largo. Si lo haces a diario durante 5 minutos, mucho mejor. Por otra parte, dale a tu gato Maine Coon alimentos ricos en Omega 3 para beneficiar su pelaje.

A esta raza felina le fascina el agua, así que no tendrás ningún problema para bañarla, siempre y cuando, la temperatura sea la apropiada, entre 36 a 38 °C. En Estados Unidos no es de extrañar ver a los gatos Maine Coon bañándose en la piscina con su familia humana, ya que son muy buenos nadadores.

No obstante, aunque estos gatos aman bañarse, no se aconseja hacerlo con champú para gatos más de una vez por mes.

El baño del maine coon

Una cualidad insólita de esta raza felina es que le encanta el agua, por lo tanto no tendremos ningún problema al bañarlo, siempre que el agua esté a una temperatura idónea (36º-38º centígrados).

En Estados Unidos no es extraño ver a los maine coon bañarse con la familia en la piscina durante el verano. El maine coon es un buen nadador.

Sin embargo, aunque a este gato le agrade mojarse, no es conveniente bañarlo con champú en más de una ocasión cada mes y medio. Otra cosa es que el gato disfrute refrescándose durante el estío y se moje a la menor ocasión.

Alimentación del maine coon

Este apartado es bastante peliagudo, puesto que los gatos maine coon comen como limas, pero son bastante perezosos. Por lo cual es una raza sujeta a la obesidad si no se le impone límite a su ingesta de alimento. El pienso balanceado debe ser de calidad, evitando los excesivamente grasos.

Los maine coon crecen lentamente, tardan cuatro años en llegar a su peso máximo que en los machos puede llegar a los 11 Kg. Si sobrepasa este peso debe tratarlo el veterinario sin dilación, ya que su salud peligrará de forma seria.

Convivencia con el maine coon

Esta raza tiene la particularidad de que es independiente y muy familiar al mismo tiempo. Le gusta juguetear, ser el centro de atención, y que haya "bulla" a su alrededor, pero no le atrae demasiado que lo toqueteen en exceso.

Los maine coon se llevan muy bien con otras mascotas.

Esta raza de gran tamaño puede vivir en un piso, ya que no es demasiado activo, sino todo lo contrario. Sin embargo, lo ideal es que pudiera disponer de un pequeño jardín para disfrutar de alguna aventura cinegética de vez en cuando, capturando algún ratón.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados del maine coon, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Veterinario

A lo largo de la vida del animal va a ser necesario llevarlo al veterinario ya sea para ponerle las vacunas, el microchip, castrarlo o bien porque está enfermo. Como su cuidador, tendrás que asegurarte de que recibe también cuidados veterinarios.

No te olvides de darle mucho cariño desde el primer día. Es lo que más va a necesitar 😉 .

¿Cómo son los Maine Coon?

Esta raza ama jugar y ser el centro de atención. Disfruta de interactuar con las personas, pero no le gusta que lo toquen en exceso. Generalmente, se llevan bien con otras mascotas. Los Maine Coon puede vivir tanto en una casa como en un apartamento, ya que no es muy activa.

Recuerda llevarlo regularmente al veterinario para que verifique su estado de salud y le administre las vacunas necesarias.

Pin
Send
Share
Send
Send