Animales

Enfermedades más comunes en los gatos

Pin
Send
Share
Send
Send


Los gatos son animales extraordinarios. Además de cariñosos son inteligentes, independientes y muy activos. Pero como todas las mascotas, también pueden enfermarse. Quienes tienen un minino en casa o están pensando en adoptar uno deben conocer las principales enfermedades que tienen los gatos, para así poder prevenirlas. Los gatos que no salen de casa están menos expuestos a sufrir accidentes y heridas producto de peleas con otros gatos. Sin embargo, no están libres de sufrir alguna enfermedad y es necesario protegerlos cumpliendo con el programa de vacunación. A continuación, veremos algunos elementos para conocer las 5 enfermedades más comunes de los gatos.

Alergias: una de las enfermedades más comunes de los gatos

La piel de los gatos es muy sensible, por lo que a menudo presentan alergias o dermatitis. Esto es especialmente frecuente en los gatos domésticos. Las alergias se producen por la acumulación de ácaros en textiles y alfombras o por la presencia de productos químicos de limpieza en los hogares. Para evitarlo, es necesario tener la casa muy limpia y ventilada.

Leucemia felina

La leucemia felina es un tipo de cáncer que afecta generalmente a gatos jóvenes. Es una enfermedad grave, que puede ser mortal. Los síntomas son falta de apetito, pérd />

El sistema urinario de los gatos es delicado y puede presentar problemas a medida que los gatos se hacen más viejos. Suelen formarse piedras de minerales que obstaculizan el conducto urinario. Esto puede provocar dolor al orinar, ausencia de micción, sed, orinar fuera de la caja de arena o vómitos. Cuando un gato padece esta enfermedad, el veterinario le dará un tratamiento y una dieta especial.

Conjuntivitis

Este es una de las enfermedades más comunes de los gatos. Es la inflamación de la mucosa del ojo y a pesar de que muchas veces no es grave, debe diagnosticarse y tratarse a tiempo. De lo contrario, el gato puede llegar a perder la vista.

Esta enfermedad no es tan frecuente en los gatos domésticos, ya que la vacunación casi siempre es obligatoria. Sin embargo, puede ser muy grave no solo para ellos sino para los humanos que los rodean. La rabia es causada por un virus transmitido por la saliva a través de una mordedura de un animal infectado.

Estas son las enfermedades más comunes de los gatos. Para evitarlas, es necesario cumplir con el calendario de vacunación y consultar con el veterinario si nuestro minino presenta alguno de los síntomas.

Las enfermedades graves más comunes en los gatos

Como cualquier ser vivo los felinos también pueden padecer diversas enfermedades, algunas más graves que otras. Resulta ser que en el caso de los gatos, la inmensa mayoría de estas enfermedades son causadas por distintos virus. Por suerte, con la prevención adecuada se pueden llegar a evitar muchas, pues para algunas ya existen vacunas.

A continuación vamos a comentar las enfermedades graves más comunes que padecen los felinos:

Panleucopenia felina

Esta enfermedad felina es provocada por un parvovirus, que de alguna forma está relacionado con el parvovirus canino. Es conocida también como el moquillo felino, enteritis o gastroenteritis infecciosa. El contagio se da por contacto con fluidos corporales de un gato infectado. Sus síntomas más comunes son fiebre y más adelante hipotermia, vómitos, diarrea, depresión, debilidad, deshidratación, anorexia y al realizar análisis de sangre descubrimos una importante bajada de leucocitos y/o glóbulos blancos. Esta enfermedad vírica afecta de forma más grave a gatitos y gatos jóvenes. El tratamiento consiste básicamente en hidratación intravenosa y antibióticos entre más cosas necesarias según lo avanzada que esté la enfermedad y el estado del gato enfermo. Esta enfermedad es mortal y por eso debemos separar rápidamente a cualquier gato que sepamos que está enfermo de los demás que puedan seguir sanos. La prevención consiste en la vacunación y en evitar el contacto con otros gatos posiblemente ya enfermos.

Neumonitis felina

Esta enfermedad la produce un microorganismo conocido como Chlamydia psittaci que produce una serie de infecciones conocidas como clamidiosis que se caracterizan en los gatos por rinitis y conjuntivitis. Estos microorganismos son parásitos intracelulares que se contagian por contacto directo con fluidos y secreciones corporales. No es una enfermedad por sí misma mortal, pero para evitar complicaciones las cuales sí que podrían acabar en muerte del felino debemos acudir cuanto antes al veterinario para empezar un tratamiento. La neumonitis felina, junto con la calicivirosis y la rinotraqueitis felina forman el conocido complejo respiratorio felino. Los síntomas de la neumonitis felina son lagrimeo excesivo, conjuntivitis, párpados enrojecidos y doloridos, la secreción ocular es abundante y puede ser amarillenta o verdosa, además se dan estornudos, fiebre, tos, mucosidad nasal y falta de apetito entre más síntomas. El tratamiento debe basarse en antibióticos además de limpiezas oculares con gotas especiales, descanso, dieta alta en carbohidratos y en caso de que fuera necesario fluidoterapia con suero. Como en la mayoría de las enfermedades la mejor prevención será mantener las vacunas al día y evitar el contacto con gatos que puedan padecer esta enfermedad y contagiarla.

Inmunodeficiencia felina

El virus que causa esta enfermedad es el lentivirus. Comúnmente conocemos esta enfermedad como el sida felino. Su transmisión suele suceder en peleas y durante la reproducción ya que se da por mordedura de un gato enfermo a otro. Afecta mucho a los gatos adultos no esterilizados. Los síntomas que nos harán sospechar de esta enfermedad son una depresión absoluta del sistema inmunitario y enfermedades secundarias oportunistas. Estas enfermedades secundarias suelen ser las que finalmente causan la muerte al gato afectado. Se está trabajando en encontrar una vacuna fiable, pero hay gatos que llegan a desarrollar resistencia a esta enfermedad por estar en contacto con gatos ya enfermos.

Peritonitis infecciosa

En este caso el virus que provoca la enfermedad es un coronavirus que afecta más a los ejemplares jóvenes y ocasionalmente a los mayores. Su contagio se da, sobre todo, a través de las heces de los gatos infectados y cuando un gato sano las olisquea el virus se introduce por las vías respiratorias. Se presenta más comúnmente en zonas con muchos gatos como protectoras, criaderos, colonias y otros lugares dónde se hallen gran número de felinos conviviendo. Los síntomas más notables son fiebre, anorexia, aumento del volumen del abdomen y acumulación de líquido en éste. Esto se debe a que el virus ataca a los glóbulos blancos provocando una inflamación en las membranas de las cavidades torácicas y abdominales. Si se da en la pleura, produce pleuritis y si afecta al peritoneo produce peritonitis. Existe vacunación contra esta enfermedad, pero una vez contraída no existe cura y es mortal, por ello mejor seguir los protocolos de vacunación y evitar así que nuestro gato pueda contraerla. Solo se puede administrar tratamiento sintomático de apoyo para aliviar los dolores y molestias que padece el gato. La mejor prevención es tener la vacunación al día, evitar situaciones que debiliten a nuestro gato y que le causen estrés y evitar que se relacione con gatos que puedan estar enfermos.

Esta enfermedad que causa un virus está extendida en todo el mundo y se transmite entre diversas especies de mamíferos, incluidos los humanos, por lo que se trata de una zoonosis. Se contagia a través de la saliva inoculada con la mordedura de un animal infectado a otro. Por suerte está erradicada o al menos controlada en muchas zonas del mundo ya que existe vacunación fiable, siendo obligatoria en varios países.

Otros problemas de salud comunes en los felinos domésticos

En el apartado anterior hemos hablado de las enfermedades principales más graves, pero también queremos comentar otros problemas de saludy enfermedadestambién comunes e importantes que pueden padecer los gatos:

  • Alergias. Como nos sucede a nosotros, los gatos también padecen alergias de orígenes muy diversos. Puedes consultar este artículo de ExpertoAnimal para saber más sobre la alergia en los gatos, sus síntomas y tratamiento.
  • Conjuntivitis. Los gatos son de salud ocular delicada, por eso tienen con facil >

    Prevención general ante enfermedades felinas

    Como comentábamos al principio de este artículo, lo más importante para evitar que nuestro gato sufra alguna de estas enfermedades es la prevención regular de los agentes que puedan causarlas. Debemos ir al veterinario de forma periódica y siempre que detectemos algún síntoma o cualquier cosa que no nos encaje con el comportamiento normal de nuestro gato.

    Respetaremos el calendario de vacunación, pues es vital que nuestro gato esté vacunado ya que las vacunas que se proporcionan son precisamente para algunas enfermedades comunes y muy graves.

    Es vital que mantengamos una desparasitación tanto interna como externa. En el caso de la desparasitación interna existen productos como pastillas, tabletas y otros masticables con la dosis de antiparasitario adecuado para gatos. Para la desparasitación externa tenemos los sprays, las pipetas o spot-on y los collares. Nunca utilizaremos ninguno de estos productos que no esté específicamente hecho para gatos. Pues debemos pensar que por mucho que demos menos dosis de la indicada para perros de un producto de los anteriormente mencionados es bastante probable que intoxiquemos a nuestro gato sin querer.

    Finalmente, deberemos evitar el contacto de nuestro felino con otros de los cuales desconozcamos su estado salud, sobre todo si su aspecto ya nos hace sospechar de algunos síntomas de posibles problemas y enfermedades.

    Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedades más comunes en los gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

    Las enfermedades más comunes en gatos

    Ya sabes que tener una mascota es más que solo darle un techo y comida. Debemos velar por su bienestar y cubrir todas sus necesidades, físicas y emocionales, entre ellas estar pendiente de cualquier malestar que pueda sufrir con relación a alguna enfermedad. El desconocimiento, en ocasiones, puede llevarnos a omitir actuaciones o cometer errores.

    Por ello, es importante mantenerse informado, porque el saber no ocupa lugar y porque, de esa manera ,podremos actuar cuando sea necesario. Estas son las enfermedades más comunes en gatos:

    La otitis es una enfermedad por la que es raro que un gato no pase. No suele ser grave siempre que se actúe a tiempo, ya que es solo la inflamación del conducto auditivo lo que genera dolor. No obstante, si no se trata a tiempo podría convertirse en una infección grave que incluso llevaría a nuestra mascota a perder la audición.

    Esta es generada normalmente por parásitos, hongos y bacterias. Te darás cuenta de que tu gato podría tener otitis porque se rascará muy a menudo los oídos y se sentirá incómodo. En cuanto veas estos gestos por parte de tu felino, ve al veterinario para que le haga un diagnóstico y aplique el tratamiento necesario.

    Llevar a cabo el proceso de desparasitación cuando marque su cartilla, así como limpiar a diario los oídos de tu gato, podrían evitar que la otitis apareciera.

    Problemas intestinales

    Los animales suelen tener ansiedad por comer, así que se llevan a la boca cualquier cosa que encuentran en el camino. Es por eso que, en muchas ocasiones, sufren de vómitos, diarrea, pérdida de apetito o cualquier otro síntoma que demuestra que hay un problema gastrointestinal.

    En estos casos lo mejor es hacer que el animal ayune o darle una dieta muy blanda y mucha agua para se mantenga hidratado. No obstante, ante cualquier síntoma, para asegurarnos de que no es nada mas grave, lo mejor es ir al veterinario.

    Si estás atento a cualquier cambio en la actitud o la salud de tu mascota, podrás reconocer cualquiera de las enfermedades más comunes en gatos. Entonces, no dudes en visitar a un especialista porque a veces podría ser síntoma de algo grave que se puede arreglar si se actúa a tiempo.

    Las enfermedades más comunes de los gatos

    Una buena parte de estas enfermedades felinas puede evitarse cumpliendo el programa de vacunaciones que te marcará tu veterinario. Así que ¡nunca te olvides del calendario!

    Pero aunque seas cuidadoso en cumplir todo el protocolo de prevención, no está de más que sepas de antemano cuáles son las enfermedades de los gatos más frecuentes y cómo identificar sus síntomas.

    Por mucha atención que prestes al cuidado de tu felino, no siempre podrás evitar que padezca algún tipo de enfermedad. Por culpa de una infección, por una intoxicación alimentaria, por causas genéticas, por la acción de parásitos… Cualquiera de estos motivos puede hacer que tu mascota contraiga alguna de las enfermedades felinas más frecuentes.

    Insuficiencia renal en gatos

    La insuficiencia renal en los gatos o el fallo renal crónico es una de las enfermedades más comunes en los gatos que ya son adultos.

    Se debe principalmente a un mal funcionamiento de los riñones durante un periodo continuado. La enfermedad es irreversible e impide que estos órganos puedan ejercer sus funciones con normalidad, por lo que el gato no va a poder eliminar las impurezas de la sangre.

    En la actualidad no se sabe que lo produce exactamente, pero un diagnóstico precoz y el cambio a un dieta, especialmente adaptada para ellos, que reduzca el trabajo de los riñones, puede prolongar su calidad de vida. Lo malo de esta enfermedad es que los síntomas llegan tarde y en muy importante detectarlos a tiempo, porque es vital para ellos.

    Trastornos gastrointestinales

    Son problemas muy frecuentes pero, afortunadamente, de escasa gravedad. No van más allá de las propias molestias que pueden originarle al gato o a ti, como sufrido propietario, si tienes que limpiar vómitos o deposiciones hechas fuera del lugar indicado para ellas.

    Estos trastornos pueden surgir tras la ingesta accidental de parásitos, alimentos en mal estado o que no sean cien por cien digeribles por el sistema digestivo de los gatos o alergias alimentarias. Es poco probable que un gato casero sufra una intoxicación realmente grave. En todo caso, requerirá de atención veterinaria, ya que los síntomas pueden ser dolorosos o, como mínimo, molestos. Además, pueden derivarse efectos secundarios de la deshidratación, dolores musculares, etc.

    Este artículo de FeelCats hablamos sobre la diarrea en los gatos y la pancreaitis felina

    La otitis felina es, como en el caso de las personas, la inflamación del oído. Puede producir dolor y provocar pérdida temporal de audición.

    Las causas por las que puede aparecer una otitis son diversas. Puede desarrollarse si, por cualquier motivo, tu gato se encuentra con las defensas algo bajas. La llegada de la primavera, cuando coincide que el ambiente está más húmedo y hay un ascenso de las temperaturas, también puede propiciar la aparición de una otitis. Incluso entrar en contacto con otro animal que la tenga puede provocar un contagio.

    La otitis es más frecuente en cachorros y gatos jóvenes (hasta los dos años). También en los de pelo largo, debido a que el pelo impide una buena ventilación del oído, lo que a su vez provoca un incremento de la humedad y la aparición de bacterias y hongos.

    ¿Has observado que tu animal de compañía se sacude con frecuencia la cabeza, maúlla con fuerza más de lo normal, se rasca y está inquieto? Además, ¿has apreciado un color oscuro y mal olor en la parte interna del oído? Es posible que estés ante una otitis felina.

    Pero siempre puedes hacer algo para evitar que aparezca. Es importante mantener una correcta higiene, secar bien las orejas después del baño, proporcionar una alimentación equilibrada y hacer revisiones periódicas.

    Alergias y dermatitis

    La piel es uno de los órganos más sensibles del gato y también uno de los que más tienden a enfermar. Especialmente comunes son las enfermedades de la piel en gatos domésticos. Esto es debido, por una parte, al contacto continuado con los ácaros que se acumulan en los elementos textiles de los hogares. Por otra, a la presencia en el ambiente de numerosos productos químicos de limpieza.

    Las alergias a algunos componentes de los alimentos procesados también pueden derivar en dermatitis.

    En la mayoría de estos casos, una casa limpia y bien ventilada ayudará a que tu gato no padezca ninguna de estas enfermedades de la piel. Respecto a las alergias alimentarias, podrás evitarlas dándole a tu fiel amigo una alimentación lo más equilibrada y natural posible.

    Pero, aparte de esas precauciones, también debes prestar atención a la aparición de una dermatitis alérgica por pulgas en los gatos. Para ello es importante que hagas desparasitaciones periódicas y que le protejas con pipetas, pastillas y collares antiparasitarios, sprays, o productos similares.

    La tiña es una infección causada por hongos altamente contagiosa. Incluso se puede transmitir de gatos a humanos, así que es de vital importancia que tomes medidas para prevenirla. Si, aun así, observas signos de esta enfermedad en tu animal de compañía, acude inmediatamente al veterinario porque se extiende con mucha rapidez.

    Uno de los síntomas más evidentes es la aparición de grandes calvas repartidas por el pelaje del gato.

    Un minino desnutrido puede verse infectado con facilidad por hongos. También si pasa mucho tiempo con el cuerpo húmedo o en contacto con otros gatos enfermos. Por lo tanto, si le procuras una buena calidad de vida y de alimentación, es poco probable que pueda llegar a contraer la tiña.

    Prevención general para la salud de los gatos

    La conclusión a la que seguramente ya habrás llegado es que muchas de las enfermedades de los gatos pueden evitarse de manera sencilla. Basta con aplicar un programa de prevención y vacunaciones anuales de los gatos.

    Otras enfermedades inevitables tienen, afortunadamente, tratamiento. Por lo tanto, bien podrán curarse o bien, al menos, ver disminuidos sus efectos y así no llegar a interferir en una calidad de vida aceptable.

    Si combinas la atención veterinaria con unas adecuadas condiciones de vida y alimentación, tu gato se mantendrá fuerte y sano durante muchos años y evitarás en gran medida, las enfermedades de los gatos.

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send